sábado, 7 de marzo de 2009

Rockefeller Building: Top of the Rock

Un día caluroso del invierno neoyorquino decidimos una compañera italiana de clase y yo ir al Rockefeller Building después de haber paseado por 3 barrios especiales que en el siguiente artículo comentaré.

Digo "caluroso" porque fue especialmente caluroso. Pasamos de tener un frío constante de unos -3ºC durante el día a tener unos 8 ó 10 grados. Tuve que quitarme una de las capas de mi abrigo para no asarme de calor. Cierto es que cuando subimos arriba del edificio tuve que volver a ponérmela.

He de decir que en un principio el ascensor te sube a una planta donde tienes una cristalera delante y no eres capaz de sacar fotos como dios manda. Pero existe la opción de seguir subiendo a otra planta en la que esa cristalera no existe. Digo esto para todos aquellos que quieran sacar mejores fotos, ya que no es obvio lo de subir más alto. En mi caso, no sé si por estupidez o por falta de orientación, lo encontré de casualidad al ver a gente entrando en un ascensor, que no era por el que habíamos subido, que subían más alto.

Aquí tenéis una foto donde intenté capturar el Empire State Building y el Chrysler Building, pero no pude porque había un maldito edificio en medio!!! Pero lo que sí que podéis observar es que la foto la hice desde detrás del cristal que comentaba, ya que se ve el reflejo perfectamente.

Y ahora el Empire State Building sin cristalera. Se ve que la zona con los cristales está un par de pisos más abajo, ¿verdad?

Ahora el Empire State de cerca.

Una foto que me apetecía hacer. Posiblemente os enseñaré otra foto de Time Square desde el Empire State en otro artículo. Me sorprendió la cantidad de luz que desprende esa zona de Nueva York, debido a la infinidad de carteles luminosos que hay allí. Destaca en la panorámica de la ciudad desde lo alto del edificio.

En mi lista de preferencias siempre ha estado primero el Chrysler Building. Es más pequeñito que el Rockefeller y, por lo tanto, que el Empire State. Pero me gusta mucho, es muy bonito. Así que aquí estoy yo, con él a mi espalda.



Esta foto era prácticamente obligatoria, ¿verdad? Es una de las cosas que me encantan de la cámara que compré en San Francisco: Nikon S600. Puedes sacar fotos de noche sin apenas luz y sin flash sin que salga movida. Esta foto la sacó una chica que estaba intentando hacer lo mismo con su cámara pero fue imposible. Sin tener experiencia con mi cámara, la foto salió perfecta a la primera. Y es que no hace falta para nada tener experiencia para poder obtener una maravilla de fotos. Pues bien, ahí estamos Ilaria y yo posando cual una parejita más que subía a la azotea del edificio a hacer fotos y contemplar el paisaje.



Fotillo en frente del edificio. Había unas bolas enormes de Navidad decorando la zona.

Ahora os quiero enseñar un vídeo. Cuando subes en el ascensor, el techo se vuelve transparente y se ve cómo subes. Da mucha impresión. Yo grabé la bajada, que no mola tanto, la verdad, pero aquí lo tenéis:




Ahora un vídeo de enfrente del edificio:



Éste vídeo es de donde estaban las gigantes bolas de Navidad. Aproveché para que viérais la pinta de los edificios que me rodeaban.

Finalmente, vídeos desde arriba:











2 comentarios:

Boloo dijo...

De este año no pasa..

Tengo que ir a NY

Dani - quepacha dijo...

Sin duda debes ir, es una ciudad cuya visita recomiendo a todo el mundo.